Germinados de Girasol

as semillas de girasol son quizá mucho más conocidas que los brotes o germinados en sí. En las semillas sin germinar podemos encontrar, por ejemplo:

  • Fósforo y calcio: Contribuye al mantenimiento de los huesos y los dientes, la digestión de las grasas y los carbohidratos, el tono muscular y de los tejidos, y el sistema nervioso.

  • Hierro: mantener nuestra sangre saludable.

  • Cobre: necesario en cantidades mínimas para que podamos utilizar el hierro.

  • Iodo: encontrado sobre todo en vegetales marinos (algas).

  • Potasio: predominante en el tejido cerebral y necesario para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso.

  • Magnesio: para los pulmones y el tejido muscular.

También son fuente de vitamina E y niacina (que actúa en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y grasas).

La mala noticia es que para los brotes de girasol los valores nutricionales no figuran de forma tan explícita en la bibliografía científica. No obstante, conociendo el proceso de la germinación y basándonos en estudios hechos en otras semillas, podemos asumir todos estos nutrientes anteriormente descritos, se multiplican y potencian una vez se desencadena todo el proceso metabólico en la semilla.

  • w-facebook
  • Blanco Icono de Instagram

© 2019 creados por IGDESIGN